Donde el corazón de una Madre reside, desde el que nacen todo tipo de historias reales, sueños, utopías…cualquier cosa puede encontrarse como en el famoso “bolso de Mary Poppins”. ¿Por qué reinventarnos a nosotras mismas? Mejor, ¡¡Reinventemos el Mundo!!. Cómo decía un antiguo matemático, “Dadme un punto de apoyo y moveré el Mundo”. Las Madres (y los padres “de verdad”) somos ese punto de apoyo, en nosotras reside hoy la responsabilidad de educar a los hombres y mujeres que crearán el mañana. En nuestras manos está la fuerza para poder empezar a reinventar el mundo, así nuestros niños y niñas vivirán en un mundo más solidario, sin injusticias, sin pobreza…Es verdad, todo esto suena a utopía, pero también el hombre pensaba que nunca podría volar junto a los pájaros y ahí están los aviones…

Sobre mi

Buenos pues ya está, ya hemos superado la semanita de “adaptación” de nuestros pequeños al cole. ¡¡¡Enhorabuena a todos, otro reto logrado!!!, (y claro está mi jefe se lo han tomado “estupendamente”…). En esta semana también muchos padres nos hemos tenido que adaptar a un nuevo tipo de rutina, antes de verano ya teníamos todo controlado pero tras casi tres hermosos meses algunos ya nos habíamos olvidado de preparar las mochilas, las que van y vienen, las que se quedan con ropa de cambio en el cole, los baberos, biberones, babis, poner los nombres a todo (que por cierto yo ya tiro de rotulador permanente en cualquier etiqueta que tenga) etc..Así que para poder abordar el temita una de estas tardes pedí....

¡Unos meses antes de las ansiadas vacaciones no sabemos por qué, misterios del cerebro humano, a unos cuantos padres nos entra una especie de espíritu aventurero que ni al abuelo de los Fragel en sus mejores tiempos! Y allí sentado “cómodamente” delante del ordenador empiezas a ver las distintas posibilidades, siempre que cumplan claro está con las 3 bes (bueno, bonito y barato). En ese momento comienzan a desfilar por tu mente imágenes de cómo sería irte con tus pequeños unos días a la sierra a un hotelito rural lleno de campo para hacer senderismo, o quizás unos días en la playita a la otra punta del país porque has oído que es un sitio estupendo…y así un sinfín de “maravillosos” planes que nunca antes habías probado ir con niños…Y al final te lanzas a irte a ...

Va quedando menos del veranito y muchos ya estamos de vuelta, otros casi hemos olvidado los días de sol y playa y a otros quizás nos quede algún último coletazo veraniego, pero en breve todos comenzaremos el desenfreno de nuestra rutina diaria, aunque la verdad las propias vacaciones muy relajaditas no es que hayan sido. Algunos estaremos como locos por volver a esa ansiada rutina pero otros no querríamos volver ni locos y así andamos cada uno con nuestras propias sensaciones a flor de piel y prácticamente el 95%  de una forma u otra solemos tener depresión postvacacional (por favor ese otro 5% que nos explique cómo lo hacen jejeje). Por mucho que...

Es tan sumamente difícil poder llegar a entendernos siempre con nuestros pequeños…Es como si fueran de otro planeta, así tal cual, la verdad es que podemos pensar que verdaderamente lo son, tened en cuenta que acaban de llegar a nuestro mundo, a nuestras normas, hace muy poquito, deben adaptarse a todo cuanto les rodea pero para ello antes han de conocerse primero a sí mismos, saber qué sienten cuando se enfadan, cuando se ponen tristes. Poco a poco van conociendo todas esas emociones que su alrededor provoca...

Así me vi el otro día, como una mamá en el país de las “maravillas”, delante de dos mujeres en posiciones de poder (nota: una de ellas con tres hijos). Y allí, frente a ellas, todavía pensaba que entenderían la situación de una madre con dos hijos, uno de ellos todavía un bebé y cómo era prácticamente imposible poder cuadrar las vacaciones escolares.

Aunque sabía que la batalla estaba perdida, en lo más profundo...

cenebaBeatrizpotter2.png