Donde el corazón de una Madre reside, desde el que nacen todo tipo de historias reales, sueños, utopías…cualquier cosa puede encontrarse como en el famoso “bolso de Mary Poppins”. ¿Por qué reinventarnos a nosotras mismas? Mejor, ¡¡Reinventemos el Mundo!!. Cómo decía un antiguo matemático, “Dadme un punto de apoyo y moveré el Mundo”. Las Madres (y los padres “de verdad”) somos ese punto de apoyo, en nosotras reside hoy la responsabilidad de educar a los hombres y mujeres que crearán el mañana. En nuestras manos está la fuerza para poder empezar a reinventar el mundo, así nuestros niños y niñas vivirán en un mundo más solidario, sin injusticias, sin pobreza…Es verdad, todo esto suena a utopía, pero también el hombre pensaba que nunca podría volar junto a los pájaros y ahí están los aviones…

Sobre mi

El pasado cinco de enero, como prácticamente todos los años, me dirigía a ver la cabalgata de reyes con mi pequeña, en el camino me topé con una mamá y sus dos pequeños que se disponían a hacer lo mismo… pero al escuchar a aquella mamá me vi completamente reflejada en ella, por suerte en ese instante yo estaba tranquila y relajada, y pude darme cuenta de la situación desde fuera.

 Aquella mamá no paraba de instar a los pequeños a que se dieran prisa, ya que según ella no iban a llegar a tiempo para poder ver la cabalgata y, entre las risas de los pequeños que disfrutaban el camino con juegos, la madre les decía que eran unos “pesados”, que por qué no paraban quietecitos, y el gesto de la mamá poco a poco se iba tornando en enfado… Muchas veces (quizás demasiadas) he sido yo también esa mamá, esa mamá que...

¿Habéis visto que hora es? Si, si, ¡son las 07:30 a.m.! Hoy la peque a las 06:30, como siempre, ha tocado diana. Esta noche, como no podía ser menos, y para intentar mantener un poco aquel “estilo” de vida que antes llevabas, has decidido trasnochar (con lo que eso posteriormente conlleva…) aunque fuera en casa, para celebrar la llegada del nuevo año, así que cruzas los dedos para que la suerte, aunque solo sea por esta vez, se ponga de tu parte y tu pequeño aguante un par de horitas más en la cama (ilusa de mí…).

Entre todos los preparativos para una Gran Velada junto a tu pequeño, has intentado que... 

Hoy es un día muy especial en muchas partes del mundo, aunque a veces uno acabe “agotado” de tanta familia, pero es maravilloso poder compartir momentos así con los que más quieres. ¡Que recuerdos tan entrañables me traen estas fiestas rodeada de mi familia!.

Hoy, en especial, dejaré el móvil y demás distracciones aparcadas a un lado y crearé junto a mi pequeña maravillosos recuerdos que luego quedarán grabados en ella para siempre (eso espero…).

Me gustaría compartir con vosotros este video para que no olvidemos...

Tal día como hoy, cuando queda muy poquito para la Nochebuena y ya sientes a tu bebé dentro de ti, empiezas a pensar en las suculentas cenas y comidas que te deparan las fiestas, te deleitas recordando las navidades pasadas, con esos canapés, esos langostinillos con su mayonesa, aquel chuletón a la parrilla en su punto y ese jamoncito ibérico que sueles comer de pascuas a ramos cual manjar de reyes, y de repente, entre tantos placeres culinarios te viene a la memoria tu primera visita al ginecólogo donde, entre miles de nuevas pautas a seguir en tu vida, te da los "diez mandamientos" de casi toda embarazada: (repito ¡casi! porque algunas “suertudas” se libran de algunos de ellos )

Queridos Reyes Magos,   
No sé si os acordaréis de mí, soy aquella niña que hace años, cada Navidad, os escribía emocionada contándoos lo buena que había sido y lo bien que me había portado. Era aquella pequeña que, mientras echaba la carta al buzón, soñaba con su bicicleta mágica con la que se imaginaba descubriendo lugares increíbles junto a su querida muñeca de malos pelos. Era aquella mocosita que apenas podía dormir la noche en la que entrabais por su ventana, ansiosa de que llegara la mañana y poder así salir brincando de la cama hacia el salón para abrir todos los regalos ganados a pulso por su “buen“ comportamiento…Pero hace ya algún  tiempo que no os escribo, lo sé,  los días pasan rápido y mis quehaceres diarios no me dejan parar y dedicarme unos minutos. Ahora me veo reflejada en mi pequeña y junto a ella vuelven a mí las ilusiones de antaño, es por eso que mientras ella escribe sus deseos yo aprovecho para enviaros también los míos:

cenebaBeatrizpotter2.png