Donde el corazón de una Madre reside, desde el que nacen todo tipo de historias reales, sueños, utopías…cualquier cosa puede encontrarse como en el famoso “bolso de Mary Poppins”. ¿Por qué reinventarnos a nosotras mismas? Mejor, ¡¡Reinventemos el Mundo!!. Cómo decía un antiguo matemático, “Dadme un punto de apoyo y moveré el Mundo”. Las Madres (y los padres “de verdad”) somos ese punto de apoyo, en nosotras reside hoy la responsabilidad de educar a los hombres y mujeres que crearán el mañana. En nuestras manos está la fuerza para poder empezar a reinventar el mundo, así nuestros niños y niñas vivirán en un mundo más solidario, sin injusticias, sin pobreza…Es verdad, todo esto suena a utopía, pero también el hombre pensaba que nunca podría volar junto a los pájaros y ahí están los aviones…

Sobre mi

A veces las palabras sobran, y esta ocasión es una de ellas. El otro día coincidí en el parque con una mujer de unos setenta años, allí sentada en el banco miraba cómo jugaban los niños. De pronto me dijo que ahora, a sus años, solo le venían a la memoría aquellos momentos que pasó con sus padres, con su familia y amigos y que ojalá hubieran sido muchos más, de aquel comentario algo me quedó grabado y recordé unas ilustraciones que hace poco descubrí y que hacían referencia a un día, un gran día en la vida de una pequeña, un día cualquiera de tantos. 

A continuación os dejo esas ilustraciones que hablan por sí solas. No requieren ningún tipo de mensaje adicional…ellas mismas son su propia descripción. Como podréis ver son realmente encantadoras y transmiten tanto…Dedicado a ellos, a los “grandes” papás, ojalá todos los niños pudieran tener un papá así…La ilustradora Snezhana Soosh creadora de estas maravillas nos ha conmovido enormemente. A esta selección de sus ilustraciones lo llamamos: PASANDO LOS DÍAS CON PAPÁ...

Hoy quería contar mi historia, pero no es solo mía es también la de muchas mujeres (y hombres) que pasan cada año durante estas fechas por la misma situación. Hoy, la indignación es nuestra bandera…

Muchos llevamos tiempo intentando organizar las tan temidas y al mismo tiempo ansiadas vacaciones de verano. Tenemos que hacer “encajes de bolillos” para poder cuadrar no solo nuestras agendas sino las de prácticamente todos los miembros de nuestra querida “tribu”. Nuestros padres, suegros, vecinos , etc, se convierten durante el periodo estival en maravillosas nannys de nuestros retoños.

¿QUÉ SIENTES CUANDO ALGUIEN TE AMENAZA?
Hoy me he vuelto a jugar el puesto de trabajo, lo sé, no debería con dos bocas que alimentar, una hipoteca, un coche todavía sin pagar, vamos que ando entrampada hasta la coronilla como todo hijo de vecino, porque mi vida no es mía sino del banco, pero bueno eso es otra historia… A lo que íbamos, el estrés se apodera de nuestros días, las idas y venidas como locos con los niños, las mochilas, el bolso (cuando no se te olvida encima de la mesa y toca volver, y ¡otra vez llegas tarde!) y para más I.N.R.I. cuando por fin cantas...

¿Os acordáis de pequeños lo divertido que era cuando jugábamos a buscar el tesoro escondido? Recuerdo cómo algunos nos sentíamos como Indiana Jones en la peli “En busca del arca perdida” encontrando, mediante un mapa dibujado en la arena de un parque, lo que otros amigos habían escondido, y así nos pasábamos horas y horas. Pues hoy quería contaros lo que hace poco descubrí,  una actividad realmente divertida para hacer con nuestros pequeños al aire libre. Consiste justo en eso, en encontrar tesoros que otros esconden en cualquier parte del planeta. Sí, sí, hay un montón de tesoros escondidos por todas partes y ni tan siquiera nos habíamos percatado de ello, y lo mejor ¡participar es gratis!.

SÍ, así tal cual, como suena, la sociedad que hemos creado está privando a nuestros niños de su derecho a interaccionar con la naturaleza, vivimos en las grandes urbes donde la tierra ha sido ocultada bajo un montón de hormigón y asfalto dejando un paisaje realmente desolador y gris. Los colegios apenas tienen dos o tres árboles y el patio es una losa continua sin ningún tipo de material natural con el que los niños puedan interaccionar y desarrollar su creatividad gracias a su gran poder sensorial mayor que el de los materiales plásticos. A todo esto se suma que la mayoría vivimos en apartamentos sin tan siquiera una pequeña terraza donde poder plantar unas florecillas. Y ¿qué decir de los nuevos parques en los que se ha suplantado la arena por un caucho sintético?. Así que nuestros pequeños han perdido el contacto con la naturaleza y todo lo que eso conlleva…Pero si nos fijamos en ellos...

cenebaBeatrizpotter2.png