Tras una extenuante semana después del puente (¿Por qué se le llamará puente cuando quieren decir día de fiesta…? ¿Para tenernos más contentos pensando que es más de lo que es…?) llega el tan ansiado “San Viernes”. Te miras al espejo y esbozas una sonrisa de conquista, una vez más has conseguido superar la semana “gloriosamente”, y decides olvidar la carrera del miércoles con el cochecito y tu bebé de seis meses sentado en él con cara de velocidad y partiéndose de risa (no es de extrañar, tú también te reirías si vieras tal espectáculo…), esquivando charcos, personas y demás “obstáculos” consigues llegar al médico, exhausta, pero llegas con tan solo cinco minutos de retraso, ¡todo un logro!. Toca revisión médica, y,  según entras por la puerta, sin apenas poder pronunciar palabra por el carrerón que te has dado, pides una de pinchazo para la gordi y por favor, ¡una camilla para ti que no puedes ni con tu alma!, pero miras a la sala de espera  y no estás sola, a tu alrededor se agolpan...

 varias mamás y sus bebés con caras de “profunda alegría”, y ese sonido “tan agradable” que producen un sinfín de toses al unísono, ¡ah! tu bebé también forma parte de ese coro angelical, “Bienvenido Amado Otoño”. Tras una larga espera te toca,  en ese momento tus plegarias llegan al cielo pidiendo por favor que no le de reacción, primero, por supuesto, por ella y después por poder dormir esa noche que al día siguiente te espera un madrugón (nota personal: pedir la próxima revisión en viernes…). Cuando la enfermera se prepara para proceder a su tarea encomendada te entra una congoja en el cuerpo peor que si te pincharan a ti, y llega el momento, al pincharle tu bebé te mira con esa carita de pena y con lagrimones deslizándose por sus mejillas sonrojadas por el calorazo que tienen en la salas de pediatría, (sinceras alabanzas para los pediatras por aguantar estoicamente), y solo esperas que se le pase pronto tal sufrimiento mientras le acunas en tu regazo. Pero hoy, el último día de la semana quizás lo hayas conseguido, quizás hoy, dos días después, ya no le de reacción  y podáis dormir todos a pierna suelta y hasta bien entrada la mañana,  así que ¡¡Buenas Noches y Buena Suerte!!

 

 

Volver

Comentarios  

0 # ELABU 18-11-2015 09:48
MUY EMOTIVO E INTERESANTE.
TE NOTO UN POCO BAJA ,ANIMO
Responder | Responder con una citación | Citar
cenebaBeatrizpotter2.png