La verdad es que es una historia de una mamá, pero podríamos aventurarnos a decir que hay muchas, muchas mamás trasnochadoras que apenas recuerdan cuando fue la última vez que consiguieron dormir ocho horas seguidas. Aquella sensación de levantarte cuando el cuerpo lo pide sin sobresaltos nocturnos que, en plena noche, en medio de ese silencio tan relajante, hacen que el corazón de un brinco, de repente tus piernas son las únicas despiertas y se mueven como autómatas hacia el otro lado del pasillo, en ese momento intentas que el  sueño, ese maravilloso sueño en el que estás inmersa disfrutando de la placidez de la cama se quede contigo, pero huye despavorido tras el grito pelao que se oye atravesando todas las puertas y paredes , ¡Mama!¡Mamiiiii! Llegas a la habitación, frita, completamente frita, tus ojos no son capaces de abrirse, aunque tu corazón después del susto siga a cien por hora, ¡quiero agua! ¡Aguaaaa!si cariño, ya te he oído yo y el vecino del cuarto que creo que piensa que hay fuego en el edificio y sale en pantuflas al pasillo con cara de pánico. Tras una noche así, pa más I.N.R.I, hoy... 

revisión médica en el trabajo, así que toca realizar lo mismo de cada día pero ¡¡sin desayunar!!Llegas arrastrada a la camilla pidiendo por favor que sean rapiditos para poder irte a una cafetería que tu nivel de glucosa se ha quedado en números rojos. Por fin consigues tomarte las tostadas y el tan ansiado café mientras miras alrededor y ves todo cuanto te rodea, en ese momento son las 10:00h, la cafetería está a rebosar, es la hora del café en casi todas las empresas, hay gente trajeada que llega en manadas para tomar un café o unos cuantos. Como un rayo veloz tu terminas el tuyo y engulles las tostadas,  quieres  llegar a la oficina para poder terminar lo que tienes sobre la mesa y poder salir a tiempo para recoger a los peques, y en ese momento un pensamiento atraviesa tus dormidas neuronas que gracias al café comienzan a desperezarse, por dentro te entra una inmensa desazón al pensar que no pasa nada si te vas a tomar un café con los jefes o con los compañeros del trabajo, es normal hay que desconectar, pero cuando el café dura más de media hora y tu matas por esa media hora para poder salir a tiempo, cuando está bien visto salir a tomar un café aunque llegues a las mil a casa y apenas estés con tus hijos, eso sí está bien visto, estás haciendo vida social, y así la mayoría de los días se hacen las ocho  de la noche cuando estas entrando por la puerta de casa, eso sí está bien visto, pero cuando te pides la jornada reducida para poder cuidar y educar a tus hijos eso NO ESTÁ BIEN VISTO……

 

 

Volver

cenebaBeatrizpotter2.png