Pues sí, lo soy y así lo siento.

  • Soy perfecta porque acabo agotada al final del día y con ganas solo de irme a dormir.
  • Soy perfecta porque a veces necesito encerrarme en el baño y volver a encontrarme a mi misma.
  • Soy perfecta porque intento que mis hijos coman lo más sano posible aunque a veces haya días que los gusanitos nos invadan.
  • Soy perfecta porque intento cocinar lo mejor que puedo, incluso me lanzo a innovar al más puro estilo David Muñoz aunque al final el “Pato al Orange” se convierta en un filete empanado de última hora...
  • Soy perfecta porque me gusta verles jugar en el parque, verles relacionarse con otros niños y ver cómo van creciendo poco a poco.
  • Soy perfecta porque, aunque sigo con el síndrome del nido(y creo que ya lo tendré de por vida), intento no mirar cara a cara a las pelusas y jugar más con mis pequeños, porque las pelusas volverá a salir mañana pero el día de hoy no volverá mañana.
  • Soy perfecta porque me gusta informarme de qué es lo mejor para ellos, tanto física como mentalmente.
  • Soy perfecta porque no me olvido de mis sueños, y sigo luchando por ellos.
  • Soy perfecta porque sus sonrisas y sus tristezas son las mías, pero intento que mis tristezas sean solo mías, aunque algunas las comparta con ellos para que también entiendan mis sentimientos.
  • Soy perfecta porque lucho contra mi impaciencia para lograr una armonía en casa, sin gritos, sin amenazas, pero a veces se hace tan cuesta arriba que prefiero delegar por unos instantes.
  • Soy perfecta porque hay días que lloro por alegría y otros por frustración.
  • Soy perfecta porque quiero a mis hijos como jamás pensé que se podría querer a alguien así.

                      Simplemente así somos, perfectas.smiley

               
Volver
cenebaBeatrizpotter2.png