Hemos dejado atrás la semana santa, ¡parece que fue hace un siglo! y con ella llegaron a nuestras manos las famosas notas del segundo trimestre de nuestros pequeños. Es curioso como mediante un papel en el que se ponen cruces, palabras tales como conseguido, en proceso, caras sonrientes o cualquier cosa que hayáis tenido la suerte de que os haya tocado nos indican la “evolución” de nuestros niños en las aulas. La primera vez que las recibí mi pequeña tenía apenas siete meses,  -Suspenso en gateo- -Aprobado en volteo- ¿Cómo?¿Perdón? y no pude más que partirme de risa

Sin embargo hoy os quiero contar...

...la historia de una pequeña de tres añitos y medio, de cómo nuestros pequeños se dan cuenta de muchas más cosas de las que pensamos y de lo que puede llegar a afectarles todo cuanto hacemos y decimos

Era una mañana cualquiera de una semana santa cualquiera, la pequeña había llegado contenta a casa porque había hecho un regalo precioso para el día del padre, además estaba rebosante de alegría porque se había aprendido de memoria una poesía para recitársela a su querido Papá. Junto con todas sus cosas venía también un papel en el que estaba anotado el trabajo realizado en el segundo trimestre del cole y al final una nota lapidaria:

Es una niña muy inquieta, la tenemos que llamar mucho la atención para que escuche y esté tranquila. Recomendamos reforzar normas y limites en casa.

Al día siguiente la pequeña estaba feliz y risueña, pero en un instante todo se quebró, alguien de la familia, sin mala intención, leyó la nota en voz alta para que el resto de los familiares lo escucharan…Mientras las palabras iban fluyendo, el gesto de la pequeña iba cambiando por momentos, su cara dejó de tener aquel brillo y, al terminar la lectura, rompió en llanto. Una pena la embargaba, sabía todo lo que conllevaban esas palabras, ella era la que sufría una y otra vez esas llamadas de atención en el colegio…Su madre la cogió entre sus brazos, la abrazó y besó mientras ella misma intentaba disimular sus propias lágrimas que caían por sus mejillas. La madre de aquella pequeña la entendía, sabía por lo que estaba pasando por que ella misma también lo había vividoAsí que juntas secaron sus lágrimas...

Y así están las cosas, el nivel de autoritarismo que se impone en los colegios inhibe el instinto primordial de los niños, tan esencial para descubrir el mundo que les rodea. Cada niño necesita su ritmo, es como tener pequeños pájaros enjaulados mientras se quiebran sus alas intentando volar. Muchos de estos profesores también se sienten acorralados por el sistema impuesto, por un currículo que hay que cumplir, sin poder ayudar a los pequeños a que brote la esencia que llevan en su interior.

Muchos dicen que no es tan importante, que todos nos hemos criado de esa manera y estamos bien. ¿Verdaderamente pensáis que estamos bien? ¿Habéis visto como está el mundo?¿Y cómo lo dirigen los mandatarios que hace tiempo también fueron niños?. Niños educados con este sistema totalitario y autoritario…Los padres y los educadores tenemos la responsabilidad de, por lo menos, intentar que todo vaya cambiando. Por la sonrisa de nuestros pequeños y por un futuro más esperanzador…

 

               
Volver

Comentarios  

0 # Carol 08-04-2016 08:54
Jamás he recibido una nota semejante del colegio. Y mi hijo mayor es nervioso e inquieto. Me parece una falta de respeto del profesorado y también del colegio.

¡Claro que con 3 años necesitan ser inquietos! Están al menos 8 horas en el cole y muchas de ellas sentados\ enjaulados.

Yo me plantearía si la elección del cole ha sido la correcta y, por supuesto, hablaría con la profesora o profesor sobre el tema.

No me parece nada normal una nota de ese calibre con apenas 3 añitos. Me estoy encrndiendo. Además, ¿por qué juzgan la existencia o no de límites y normas en casa???? Por ser inquieto????? Qué relación hay?????

Otro grave error. Juzgar la educación de tu hijo\a y además dejarlo escrito. FLIPO.

Besos!
Responder | Responder con una citación | Citar
0 # MamiChula 08-04-2016 15:22
Claro que hay que cumplir unos limites y unas normas .. Pero ser inquieto no es malo, un niño ha de estar alegre, 'vivo', ...bastante nos controla ya esta sociedad como para no dejar a los niños disfrutar y sentir.

Vivan los niñ@s inquietos, es vida, es salud.

Besines.
Responder | Responder con una citación | Citar
cenebaBeatrizpotter2.png