Etapas

PRIMEROS MESES

De repente, en nueve meses nos hemos convertido en Madre, ahí es nada...Es como un título nobiliario que llega en muy poco tiempo cambiando nuestras vidas para siempre. Ya no somos aquella chica que podía disponer de su tiempo, de su mente, solo para sí misma. De una manera natural, espontánea, empezamos a aprender a COMPARTIRNOS. Pero debemos encontrarnos de nuevo a nosotras mismas, porque sino nuestra propia esencia se perderá y eso no sería bueno ni para nosotras ni para nuestros pequeños. Pero, ¿cómo podemos llegar a hacerlo?¿Existe algún maravilloso consejo que nos pueda ayudar en este nuevo camino sin perdernos a nosotras mismas?
Una pequeña/gran historia

Por fin estamos en casa, ahora todo me parece diferente, cada rincón, cada armario de la casa tiene un nuevo fin. Apenas he dormido en estos últimos días y me siento realmente cansada, me encantaría poder acostarme y dormir, dormir hasta bien entrada la mañana, pero te miro, y siento que no puedo hacerlo, mi mente está contigo constantemente, solo pienso en tí. Ya, en casa, aunque rodeada de gente, me siento como si estuviera sola, como si todo recayera únicamente sobre mis espaldas, es mi gran responsabilidad, tus cuidados son "solo" míos y apenas dejo que me ayuden, son mis primeros pasos "sola" en casa. Empiezo a cambiarte en tu habitación, aquella que con tanto cariño he preparado para tu llegada, te miro y siento algo de miedo, creo que soy capaz de hacerlo "sola" pero me embargan las dudas de si lo estaré haciendo bien, y entro en un bucle del que me cuesta salir:

- Creo que te he puesto bien el pañal- me digo a mi  misma y reviso si te he dejado bien tapado el cordón umbilical, y a la cuarta vez me quedo más tranquila y continúo vistiéndote. No sé qué ropa ponerte, yo tengo calor pero creo que a ti te tengo que abrigar un poquito más.

- Cariño, no sé por qué lloras, quizás tengas hambre.- Me pregunto incómoda y me dispongo a darte el pecho con las pocas nociones (o ninguna) que me han enseñado en el hospital, es tan complicado... Me han dicho que ponga tu tripita pegada a mí, me han dicho que.... Supongo que serán normales estas molestias que siento en el pecho, pero al mismo tiempo me alivia, tengo los pechos muy hinchados.

- Uhi te has quedado dormidita.

En ese momento, mientras duermes, aunque estoy muy cansada decido aprovechar el tiempo para poder limpiar la casa, cuando voy a sentarme un ratito a descansar, otra vez empiezas a llorar, mi pequeña, supongo que tendrás hambre y te doy el pecho de nuevo, no han pasado ni dos horas pero vuelvo a estar junto a ti, aunque creo que no me he separado de ti ni un momento, cada segundo estas en mis pensamientos...Me siguen molestando los pechos y me han salido unas heridas que hacen que cada vez que mamas me duela bastante.

Así pasa el día y la noche, me siento agotada, he intentado hacer más de lo que podía, ahora solo quiero dormir, pero no puedo, me reclamas. Agotada te miro y me maravillo de lo preciosa que eres, me transmites una paz y tranquilidad que me quedo dormida a tu lado, aunque no duermo como dormía antes, es más bien un estado de vigilia.

Mi pequeña, me encantaría poder aprovechar cada instante junto a ti, pero las fuerzas me flaquean, el sueño se apodera de mí y cuando parece que estoy descansando he de volver a levantarme, apenas te oigo y ya estoy en pie sobre tu cunita. Me gustaría disfrutar de este momento, sé que no se volverá a repetir, tu crecerás y ya no me necesitarás tanto como ahora, tus necesidades irán cambiando día a día, pero ahora mismo apenas tengo fuerzas y las pocas que me hacen seguir surgen de mi flaqueza...

Así pasan los días, creo que hay algo que no estoy haciendo bien, con lágrimas en los ojos se lo comento a mi matrona y me dice que he de dormir cuando tu duermas, sino mi cuerpo no podrá soportar el ritmo, sin dormir no seremos felices, así que la casa pasa a un tercer plano junto con todo lo de mi alrededor, será solo un tiempo hasta que vayamos cogiendo ritmo, hasta que vayamos conociéndonos tu y yo, pero de momento mi mundo eres solo tu, chiquitina mía.

Durante los primeros días en los que estamos en nuestra casa con el bebé todo es nuevo para nosotras, incluso habiendo tenido otro niño anteriormente porque cada niño tiene sus propios hábitos. Los días se hacen agotadores así que el mejor consejo es descansar todo lo que podáis, e intentad no darle importancia al resto, centraros en vosotras mismas y en el bebé, lo demás ya volverá a tener su espacio en vuestras vidas más adelante (dejad los platos sin fregar y a dormir...).  Pensad que es solo un tiempo, que después de la tormenta viene la calma y todo se va relajando, el pequeño va creciendo poco a poco y os iréis adaptando a vuestra nueva forma de vida, irá durmiendo más y empezaréis a entender sus llantos, a disfrutarlo más, no desesperéis.
Si optamos por darle el pecho hay que tener en cuenta que nuestra alimentación será la alimentación del pequeño con lo que debemos seguir manteniendo una dieta sana y equilibrada, incluso quizás tengamos más hambre que durante el embarazo, pero esta dieta ha de ser así para todas las mamás que estén o no dando el pecho porque necesitamos recuperarnos del embarazo y el parto que nos deja flojillas...
Actualmente nuestras parejas tienen que volver a trabajar en 15 días, ese tiempo pasa volando y luego, después, estaremos en casa con nuestro bebé, solas, verdaderamente solas...Será nuestro pequeño/gran mundo al mismo tiempo, disfrutemos de él o por lo menos intentémoslo ya que al principio el cansancio se apoderará de nuestra alegría, nuestro cuerpo será un cocktel molotov de locas hormonas...Mientras nuestras parejas están fuera de casa nos tocará cuidar al bebé sin su apoyo, pero somos fuertes y podemos con ello- Como idea podéis dejar preparados varios platos de comida hechos en el congelador antes de dar a luz para ir tirando de ellos en esos días en los que estemos solas
Pero el tiempo irá pasando e iremos viendo crecer a nuestro pequeño, pronto empezará a hacer sus primera muecas, sus primeras sonrisas...Pasados un par de meses, y si la lactancia se ha dado bien y no habéis tenido muchos problemas todo parece que va cambiando de color, nuestro pequeño por lo general duerme algo más, y parece que estamos llevando algo más de rutina, lo que hace que podamos plantearnos salir y hacer algunas de las cosas que hacíamos antes de ser mamás, solo hay que lanzarse a ello, coger a nuestro pequeño e irnos por ejemplo de compras, quedar con las amigas aunque sea a la hora de la merienda, lo importante es retomar nuestra anterior vida aunque ahora combinada con nuestra nueva vida, en fin hay muchas cosas que poder hacer solo hay que encontrarlas. Aunque con el peque no se puede ir a muchos sitios y tenemos que estar pendientes de las tomas, de los cambios de pañal, etc pero siempre podemos hacernos hueco.
Durante estos primeros meses a veces nos encontramos muy solas en casa, pasando el día entero con nuestro bebé, una opción que os recomendamos es ir a reuniones y grupos de mamás que tengáis cerquita de vuestra casa (en los centros de salud, centros sociales, asociación de vecinos, grupos de apoyos a la lactancia, etc), así estaréis en contacto con otras mamás, ellas llevarán el mismo ritmo que vosotras y compartiréis lo que estáis viviendo en estos primeros momentos donde todo se hace más cuesta arriba, puede ser un apoyo ya que como mamás que son, seguro están pasando por situaciones muy parecidas y charlando se pasa el tiempo mucho más agradable, además vuestro pequeño empezará a tener sus primeros amiguitos!. Si necesitáis ayuda para localizar algún centro donde reuniros con otras mamás escribidnos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y os ayudaremos a encontrarlo.
Otra actividad que podéis hacer para "salir de casa" y empezar a ver todo de otra manera es apuntaros a clases de yoga, pilates y gimnasia hipopresiva con vuestros bebés, este tipo de deporte es esencial para la recuperación tras el parto tanto física como mentalmente. Existen centros deportivos donde están especializados en dar clases para mamás con sus bebés, es divertido ver cómo estamos todas "oxidadas" tras el parto pero con unas risas todo se lleva mucho mejor. En la sección de Cafetería os iremos indicando algunos centros donde imparten este tipo de clases especializadas, tened en cuenta que para realizar cualquier ejercicio se recomienda que sea pasada la famosa "cuarentena" que es cuando dejéis de manchar, en situación normal esto suele pasar al mes y medio de dar a luz, en caso de cesárea o cualquier inconveniente que hayáis podido tener consultad primero con vuestro médico para ver cuando podéis empezar a hacer a ejercicio.
 
Cada mamá tiene la decisión de optar por la lactancia materna o la lactancia artificial, en los tiempos en que vivimos tenemos esa suerte. Si se opta por la lactancia materna todo el peso de la alimentación recae sobre la mamá, es un momento de "sacrificio" pero a la vez muy gratificante, pueden surgir muchos inconvenientes para poder dar el pecho, grietas, mastitis, etc. a cual más doloroso, pero no siempre es así, otras veces todo surge sin problemas. Desde aquí os animamos a que lo intentéis pero si la lactancia materna se os hace tan dura que dejéis de ser felices pensad otra alternativa, por ejemplo la lactancia mixta, combinando pecho y biberón, lo que necesitan nuestros pequeños más que nada en este mundo es una mamá feliz y contenta...Confiad en ellos, en su capacidad de aprendizaje, la mayoría de los pequeños pueden alternar ambas cosas aunque muchas veces se dice que tienden a lo más fácil...pero también quieren el calor de una madre así que es posible la lactancia mixta, con cualquier duda que tengáis mandadnos un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. os intentaremos ayudar en todo lo posible y más...
cenebaBeatrizpotter2.png