Etapas

DE 2 A 3 AÑOS

De los dos a los tres años nuestros pequeños empiezan a dar saltos importantes en su aprendizaje. Entre los dos y los tres años los niños empiezan a aprender a controlar sus esfínteres, si les observamos nos daremos cuenta que van imitando todo cuanto hacemos, y mediante el juego podemos ayudarles a que ese paso sea mucho más fácil tanto para ellos como para nosotros. Por ejemplo si cuando vais al baño ellos van detrás dejadles que pasen con vosotros, que se sienten ellos también en su orinal aunque lleven el pañal todavía, y así poco a poco iremos introduciendo ese nuevo accesorio en su vida, luego podéis ir quitándoles poco a poco el pañal cuando les sentéis en el orinal para que lo vayan notando como algo cercano. Contadles todo lo que hacéis así lo irán entendiendo. Una buena época para quitarles el pañal es en verano, llevan mucha menos ropita y es más fácil poder limpiar los escapes. Al principio no podrán contener la orina muy bien pero notaran que se mojan las piernas, y eso será otro pequeño paso en su entendimiento, asimilando lo que pasa en su cuerpecillo. Cualquier cosa que introduzcáis en su vida si lo hacéis como un juego será siempre mucho más fácil que si es una obligación. Ah y Paciencia, Mucha Paciencia porque nos tocará ir limpiándoles más a menudo de lo que pensamos.
 
En esta etapa nuestros pequeños van descubriendo su propia personalidad, reclaman las cosas que les gustan, lo que quieren o no hacer en cada momento. El problema es que no saben cómo poder expresar esas nuevas sensaciones y muchos rompen en rabietas que hace que los padres necesiten inmensas dosis de paciencia (una vez más...). Para intentar gestionar este tema hay muchas charlas y conferencias que nos indican distintas formas de sobrellevarlo procurando lo mejor para nuestros pequeños, pero al fin y al cabo es nuestro propio instinto y corazón el que nos marcará las pautas ya que también dependerá en que momento nos encontremos nosotros, no es lo mismo que nuestro pequeño tenga una rabieta un día festivo que llevamos todo mejor que un día de diario por la tarde después de un duro día de trabajo, en este último caso nos tenemos que armar de mucha más paciencia (mirad a ver si a esas horas la venden en "los chinos"), e intentar gestionarlo de la mejor manera posible sin crear un conflicto aún mayor, pero vosotros sois los que conocéis a vuestros pequeños y sabréis en cada instante cómo hacerlo, confiad en vosotros mismos.
 
Esta etapa es quizás una de las más bonitas, vuestro pequeño ya se comunica y podemos empezar a hacer muchas actividades con ellos, sus rutinas cada vez se asemejan más a las nuestras lo cual hace que plantearnos un viaje, un paseo, etc. sea mucho más llevadero que en meses anteriores, sin embargo todavía sigue siendo todo un reto ya que al poder moverse por si mismos quieren ir a su aire y no siempre llevan el mismo ritmo que queremos llevar nosotros. Disfrutad mucho con vuestros pequeños que el tiempo pasa rápido...
 
cenebaBeatrizpotter2.png