Etapas

A POR EL SEGUNDO

El otro día, mientras estaba en el parque, la miraba y veía como se reía jugando con otro niños, como disfrutaba saltando e inventando juegos con ellos. Con los más pequeños se acercaba transmitiéndoles una inmensa ternura que me llenaba a mi también. Su cara era pura felicidad y en mí empezaba a nacer un sentimiento nuevo pero a la vez conocido. Me la imaginaba compartiendo su tiempo con otro pequeño, y en mi mente les veía que disfrutaban de cada instante que pasaban juntos. Sería su apoyo para siempre y habría alguien más que la acompañaría en sus andanzas, aprendiendo el uno del otro. Por otro lado, respecto a mí, sentía que alguien más me esperaba, y a quien yo esperaba, sin existir, ya formaba parte de mis ilusiones. Entendía que iba a ser duro y difícil, pero en mi interior sabía que merecería la pena, tanto por mi hija como por mi misma, solo faltaba ella para completarme. Así que con las mismas nos decidimos a dar el paso e intentar traer a mi segunda hija al mundo, sería un "camino de rosas", no olvidando nunca que las rosas también tienen espinas... La felicidad nos aguarda, luchemos por ella.

 

cenebaBeatrizpotter2.png